Directora: Lic. Anna Mintz

psicoconsulta1@gmail.com

(+598) 2706-7623

Top
Anna MintzBienestar personal La sensación de fracaso en la vida laboral y económica
Foto frustración

La sensación de fracaso en la vida laboral y económica

Las condiciones actuales del trabajo, en las que prima la inestabilidad en los distintos puestos laborales, la competencia y la falta de reconocimiento, entre muchos otros factores, van llevando a que el trabajador se sienta poco motivado con sus funciones, y también amenazado de perder su puesto y sus ingresos. A su vez, la percepción de amenaza se refuerza cuando la persona cree que las herramientas con las que cuenta no son suficientes para manejar dicha situación.

Cuando la sobrecarga física y emocional que padecen estos trabajadores se mantiene por períodos prolongados, se desencadena en ellos una intensa tensión emocional, que va afectando su salud. Pueden aparecer síntomas físicos y psicológicos, y surge, también, la sensación de cansancio y de falta de concentración, todo lo cual va llevando a que se resienta su trabajo y se sienta menos competente.

El estrés provocado por las condiciones laborales, la escasa valoración por parte de sus superiores, y la falta de una contención afectiva desde sus compañeros, se suman a las otras fuentes de sufrimiento, y todo ello puede ir llevándolo a un cuadro depresivo. Además, ocasionalmente, como forma de escapar de esos sentimientos de dolor y malestar, algunas personas tienden a aumentar el consumo de alcohol o de tabaco.

Todo esto va afectando, entonces, la salud del trabajador, potenciando los riesgos de enfermarse y, por ello, empeorando también su calidad de vida.

¿Cómo salir de ese círculo tan negativo? ¿Es posible?

Foto estrés laboralEn primer lugar, déjame decirte que, probablemente, estés sufriendo de estrés laboral. Y que necesitas cuidarte para no enfermar.

Sabemos que no es fácil mantenernos siempre motivados en el trabajo. Ya sea porque las tareas son rutinarias, o porque sentimos que la paga no es suficiente o, tal vez, porque tenemos dificultades con otras personas de ese lugar, podemos sentirnos invadidos por un sentimiento de desgano laboral e, inclusive, estar sin ganas de asistir a la empresa.

Pero lograr auto motivarte es esencial para tu felicidad y bienestar, tanto físico como emocional.

Por eso es importante que te des cuenta de que tú no eres tu trabajo, que allí, no eres indispensable, y que tu trabajo solo ocupa una parte de tu vida. Y si bien es útil y saludable esforzarnos para trabajar mejor, también lo es aprender a desconectarnos cuando dejamos la oficina, para dedicarnos a otras cosas que nos gratifiquen.

Algunas estrategias útiles, son:

  • Asignar cada día algo de tiempo para las actividades que más disfrutas. No importa lo que sea, dedicarle un rato de tu día, te hará sentir mejor.
  • Puedes compartir salidas con tus familiares, que les permitan distraerse: salir a caminar o tomar un café juntos pueden ser instancias especiales para ponerse al día.
  • Encontrarse con amigos, a la salida del trabajo, es también un modo de desconectarse y de olvidarse de sus responsabilidades laborales.
  • Algunas personas encuentran que hacer actividad física los ayuda a disminuir los niveles de estrés, y luego se sienten más calmados.
  • O tal vez te agraden las actividades en solitario: en ese caso, tal vez te haga feliz disfrutar de una película, escuchar música o entretenerte con un buen libro.

Foto proactividadSin embargo, si además del bienestar personal deseas alcanzar una realización a nivel profesional, puedes tener en cuenta lo siguiente:

– Uno de los motivos más frecuentes por los que la gente se frustra en su ambiente laboral es porque se pone objetivos inalcanzables, y el no conseguirlos, le genera frustración. Por eso es importante que las metas que te marques sean medibles y concretables.

Cada vez que logras un objetivo, por pequeño que sea, te sientes bien por haberlo conseguido, y ello te dará mayor motivación y confianza en ti mismo para alcanzar el siguiente.

– Si logras planificar tus objetivos a largo plazo, con objetivos intermedios de forma escalonada, al ir cumpliéndose tendrás la perspectiva de estar en el camino de ir cumpliendo tus sueños.

– Otras dificultades que desmotivan son las actividades rutinarias, que realizas siempre del mismo modo. ¿Qué pasaría, por ejemplo, si introdujeras algún cambio en las mismas para que te resulten un desafío? Tal vez es un trabajo que realizas solo, y puedes intercambiar con un compañero. Quizás puedes hacerlo con apoyo de internet, o utilizar cualquier variante que te ayude a ser creativo y a salirte de tu rutina.

– Otra sugerencia para motivarte es que intentes ser proactivo en tu trabajo. Es decir, no responder solo a lo que te piden, sino crearte otras actividades que te interesen. Tal vez puedas ofrecerle a tu jefe, o a algún compañero, colaborar en alguna tarea que te atraiga y de momento no estés realizando. Además de permitirte explorar nuevos desafíos, esto te dará más visibilidad en tu lugar de trabajo.

– En períodos de sobrecarga laboral, es útil hacer pequeñas pausas para recuperar la energía y mejorar la concentración en el trabajo, ya que el cansancio nos lleva a cometer errores. Aprovecha a movilizarte y a descansar tu postura corporal; incluso puedes salir unos minutos de tu oficina para beber algo y desconectarte, y volver a encontrarte con la tarea desde una mirada fresca.

– Un factor importante para mantenerte entusiasmado con tu trabajo es que logres construir buenas relaciones con tus compañeros. En el trabajo es donde ustedes pasan la mayor parte del día, y en ese entorno, pueden crear juntos un clima laboral que sea agradable para trabajar. Para ello es esencial que tú también tengas una actitud positiva. Procura dar lo mejor de ti. Regalar una sonrisa, mostrarte servicial y paciente con tus compañeros, interesarte por sus pequeñas cosas.

O, tal vez, puedas hacerte el tiempo para almorzar con algunos de ellos, o salir de vez en cuando, a tomar algo. Te hará sentirte más feliz laboralmente, y apoyado si hay que enfrentar momentos difíciles. Se ha comprobado que el apoyo social y los vínculos de buena calidad, protegen nuestra salud.

Para finalizar, debes saber que es normal pasar por etapas de desmotivación laboral.

Pensar todo el tiempo que te sientes fracasado, que odias tu trabajo, y otros pensamientos negativos, solo aumentará la magnitud del problema y te generará mayor estrés.

Lo importante es no quedarte paralizado y tratar de superarlo, ya sea por ti mismo o pidiendo ayuda profesional, dados los riesgos que esto conlleva para tu salud.

Sin comentarios

Deja un comentario